Iraia Iturregi, capitana del Athletic femenino

Iraia Iturregi es la capitana del Athletic. Cumple su duodécima temporada como rojiblanca y a sus 30 años ha visto el cambio que ha experimentado el fútbol femenino desde que empezó de pequeñita a patear un balón. Se queja de las diferencias que hay a todos los niveles con el fútbol masculino, aunque reconoce igualmente que en estos últimos años se han experimentado importantes avances entorno a la igualdad en el mundo del deporte. Se congratula de igual forma de haber tenido la oportunidad desde ‘txiki’ de jugar al fútbol, algo que “muchos padres y madres en su día veían como algo exclusivamente masculino y asi es difícil conseguir la igualdad”, apunta. Desde www.dxtfem.com hemos querido conversar con ella para conocer su punto de vista al respecto del tratamiento informativo y social que tiene hoy en día el deporte femenino.

-¿Por qué el fútbol?
-En mi casa hay mucha afición al deporte en general. Lo que pasa es que en Vizcaya el fútbol está en todos los lados y siempre he sido muy activa. Era muy nerviosa y necesitaba desgastarme un poco. No tengo hermanos y mi primo siempre estaba con sus amigos con un balón y al verlo cerca me animé.

-¿Ha cambiado mucho el fútbol femenino en trece años?
-Muchisimo. Yo llegué en una época en la que se jugaba en un campo de tierra, a veces no teniamos campo de entrenar, nos cambiabamos debajo de la tribuna muchos días y ahora ha evolucionado mucho. Cuando pasamos a ser Athletic las condiciones cambian. En Vizcaya aunque va poco a poco si que ha evolucionado.

-¿Le queda mucho al fútbol femenino para llegar al nivel del masculino?
-Por supuesto. Un gran paso ha sido la evolución social. Había niñas en mi clase a las que sus padres no dejaban jugar al fútbol. Yo nunca tuve ningún problema para que me dejaran jugar. Socialmente era un deporte de hombres, con etiquetas como marimacho u otros tópicos. Ahora hemos evolucionado porque pocos padres hoy en dia impiden a sus hijas jugar al fútbol. Es cierto que en otras cosas estamos muy lejos; no somos profesionales y a nivel deportivo se nota. A medida que se vaya profesionalizando el rendimiento será mejor. No creo que vayamos a llegar a la igualda total, pero al menos que se reconozca el trabajo que hacemos. Llevo desde los 16 jugando y he renunciado a muchas cosas, viviendo casi como si fuéramos profesionales y en muchas ocasiones no se ha visto recompensando.

-Incluso hay marginación en el mundo femenino de algunos deportes. ¿Es un error?
-El mayor problema son los estereotipos. ¿Por qué un chico no va a poder hacer gimnasia ritmica o natación sincronizada? Parece que a los hombres se les relaciona con la fuerza bruta y que las chicas no son competitivas. Error. Tú las has educado de una manera a unas actividades que no son competitivas. Y a los niños, sí. EL problema es simplemente la educación que se les ha dado en base a unos estereotipos. En el momento que eduquemos a los niños en igualdad iremos cambiando.

-¿Molestan esos raseros?
-A mí en cierta forma sí. Cuando veo que a una niña le ponen la falda con unos zapatos y llega a casa con ellos rotos se le echa la bronca. No le pongas zapatos para jugar a fútbol. Por qué el niño lleva playeras y la niña zapatos. Si los mancha le echamos la bronca. No me extraña que no quiera jugar a fútbol. Eso me fastidia. A medida que te haces más mayor lo sigues viendo.

-¿Es una utopía pensar que váis a tener los mismos contratos que los jugadores del Athletic?
-Claro. Yo no veo que vaya a suceder eso. Sí creo que vaya a haber mejora. Ya te digo que cuando empecé con 14 años no nos dejaban ni entrenar en el campo porque estaban los juveniles. Cuando entramos en el Athletic las condiciones cambian poco a poco. Yo paso más tiempo en Lezama que en mi casa, aunque con el paso del tiempo las cosas van cambiando. Empezarando pagándonos primas, luego un sueldo por dietas y el año pasado logramos que nos hicieran contrato profesional con lo que eso supone. Si te lesionas cobras la baja y antes cómo ibas a tu empresa a decirle que te diera la baja cuando te habías lesionado jugando al fútbol. Es un paso que bastantes clubes de fútbol femenino están dando. A mí me dicen lo que cobran jugadores de Segunda ‘B’ o Tercera y alucinas. En eso estamos a años luz.

-Otro hecho claro es lo que pasa en algunos banquillos. Si un hombre puede entrenar a un grupo de chicas, por qué no se va a dar la situación inversa, ¿no?
-Me da igual que sea chico o chica quien me entrene. Lo importante es que sea bueno o buena. Siempre asociamos que a las chicas debe entrenarlas una mujer y a los chicos un hombre. El tema de Gala León es claro. La razón que han dado de que no conoce el circuito masculino para no dejarle entrenar es una tonteria, lo mismo que lo de entrar en el vestuario. Yo siempre he tenido entrenadores hombres y nunca ha habido problem alguno. No creo que cuando los jugador@s estén en la ducha el entrenador tenga que estar en el vestuario porque ese momento es un espacio privado que hay que respetar. Los jugadores pueden comentar una jugada o un error y el entrenador no tiene por qué estar ahí en ese momento. El otro día leí el libro de Guardiola donde decía que él nunca ha entrado al vestuario cuando sus futbolistas se están cambiando. El entiende que es un momento privado.

-De unos años a esta parte el deporte femenino es más conocido por las medallas y títulos internacionales que están logrando las mujeres. ¿No es un poco triste que sólo se hable de deporte femenino sólo cuando hay éxitos?
-Si tú no eres la mejor en el deporte femenino no sales en los medios. Un chico igual puede quedar quinto y aparece, pero en las chicas no sucede eso. Nosotras mismas cuando hemos ganado ligas nos han sacado. Cuando vamos terceras salimos menos, se pierde repercusión y se notra en la grada. Los medios nos dan menos bombo y la gente no sabe casi cuándo jugamos. En otros deportes también pasa y me parece injusto. Nosotras decimos que hay que intentar ser excelentes para salir en los medios. Llevamos viendo en diferentes estudios estos años que sólo el 5% de las noticias deportivas son femeninas y eso no puede ser. Las instituciones y los medios públicos tienen que hacer algo. Igual 50/50 no es posible, pero 95-5 no puede darse.

-Los propios medios de comunicación debemos hacer una labor en ese sentido.
-Yo cuando hablo con periodistas muchas veces les pregunto si se dan cuenta de lo que hacen, porque me parece increíble la desproporción. De cada cien minutos sólo cinco son de deporte femenino, e incluso cuando te refieres muchas veces al deporte femenino es por temas extradeportivos o por fotos provocativas y equipajes llamativos. Si no haces eso con el masculino, por qué lo haces con el femenino. Las niñas necesitan referentes y para eso se les debe tratar con respeto y admiración. Si las referentes son las que salen en ‘Mujeres Hombres y Viceversa’ apaga y vamonos. Algo estamos haciendo mal en la sociedad si eso pasa.

-No podemos terminar esta charla sin referirnos a la situación deportiva.
-Nos queda una jornada de Liga y vamos a ser terceras. Una pena porque llevamos varios años siendo segundas y justo este año que hay dos plazas para Champions quedamos terceras. Toca mirar para adelante y centrarnos en la Copa, que nos ha tocado un cruce difícil.

By | 2017-12-27T11:44:42+00:00 05/05/2015 |Bizkaina destacada/Nabarmena|0 Comments

Leave A Comment

18 − 14 =