Ouviña sentencia un choque igualado en Maloste

La calidad de Cristina Ouviña sentencia un precioso duelo a la altura de las expectativas en el que el Lointek Gernika Bizkaia estuvo por delante durante muchos minutos. Al final un 54-59 con un parcial definitivo en el último cuarto de Valencia Basket para endosar a las gernikarras la primera derrota en Maloste en esta Liga Femenina Endesa. Sin tiempo para pensar, el equipo de la villa foral se enfrenta este martes al Embutidos Pajariel Bembibre a domicilio a partir de las 19:30.

Acción-reacción (21-16)

Inusual. Eso fue el comienzo del partido entre el Lointek Gernika Bizkaia y Valencia Basket. Las gernikarras acostumbran a salir con una marcha más en Maloste, sin embargo, se vieron superadas en el inicio. Mario López incluso tuvo que pedir tiempo muerto cuando apenas habían trascurrido dos minutos del primer periodo con un parcial de 0-8. No tardaron en llegar la reacción. Angie Bjorklund se puso la capa de heroína para despertar a las suyas con 2 triples consecutivos. La potencia interior de Trahan-Davis hacía mucho daño al poste bajo, era superior en su emparejamiento con Marge Roundtree. Con las rotaciones se vio la mejor cara de la locales. La plantilla más larga otorga más alternativas. Con la entrada de Paula Ginzo y Nogaye Lo el Lointek Gernika Bizkaia se asentó más en el juego interior abriendo el campo con dos pívots más móviles en cancha. Con un triple de la mallorquina Rubén Burgos se vio obligado a detener el choque. De poco sirvió. Parcial de 11-0 en los ultimos minutos con un paso adelante más que evidente tanto en defensa como en ataque. Este sí era el equipo de Maloste.

Nunca defraudan (34-28)

El Lointek Gernika Bizkaia había llegado para quedarse. Las defensas eran muy intensas en ambos lados de la cancha, no había una circulación fluida y limpia. Se jugaba muy lejos del aro. Con Rebecca Allen fuera del partido con tres faltas personales muy tempraneras las gernikarras encontraron mayor juego coral con la referencia interior de Nadia Colhado. La diferencia se disparó hasta los 10 puntos, la máxima de la primera mitad para cualquiera de los dos equipos. Con Cristina Ouviña apretando en defensa desde arriba como si del final de partido se tratase las de Rubén Burgos se acercaron en el luminoso. El choque era un toma y daca constante. No había tregua. El Valencia Basket pagaba caro su desacierto desde la larga distancia con un 0/8 en triples al descanso. La ausencia y la sombra de Allen es muy larga. Se encomendaron a los centímetros de la internacional alemana Gulich para recortar la diferencia. Por suerte, una canasta sobre la bocina de Belén Arrojo la estiró de nuevo un poco. Era un partido a la altura de las circunstancias entre las cuartas y las segundas clasificadas de la Liga Femenina Endesa. Los duelos entre gernikarras y taronjas nunca defraudan.

Con la última palabra (48-43)

De tres en tres. Así comenzó el tercer periodo. Primero golpeó el Lointek Gernika Bizkaia con dos triples de Nogaye Lo y Laura Cornelius respectivamente. Rapidamente la replica de Ouviña tras 24 minutos sin anotar desde la larga distancia. Los galones. Las gernikarras encontraron mayor fluidez en el juego jugando sus mejores minutos en la fase ofensiva con movilidad de la dupla Lo-Ginzo. Las valencianas respondían mediante el talento y la clase de Gulich. Desde fuera con triples o desde dentro con movimientos. De todos los colores. Con la máxima diferencia del partido con el 44-32 Rubén Burgos tuvo de pedir un nuevo tiempo muerto y meter en cancha Trahan-davis. La ala-pívot continuaba forzando a base de fuerza bruta canastas bajo el tablero y anotar un parcial de 0-6 en el último minuto del cuarto. Valencia Basket todavía no había dicho su última palabra. Por algo tan solo ha perdido un partido en la primera vuelta.

La calidad sentencia (54-59)

las taronjas continuaron con el parcial abierto a la entrada del último y definitivo periodo. 2-14 de parcial con un dos más uno de Carrera y otro triple de Ouviña. Valencia Basket aprovechaba la sequía ofensiva del Lointek Gernika Bizkaia para adelantarse en el marcador después de mucho tiempo. Cuando más se necesitaba desapareció el acierto desde el triple para las locales. Cosas del baloncesto. Además, se cargaron muy pronto de faltas personales permitiendo a las visitantes acudir con cualquier contacto a la línea de tiros libres. Itziar Ariztimuño y Nogaye Lo pusieron por delante a las gernikarras. Cuando más calentaba el sol apareció el talento y la experiencia de Cristina Ouviña. Una jugadora de nivel mundial. Dos canastas de autentica crack le dieron la victoria al Valencia Basket tras ir durante casi todo el partido a remolque. La calidad cuesta dinero, mucho dinero.

Fuente: Lointek Gernika

By | 2020-12-19T22:34:30+00:00 19/12/2020 |Principal/Nagusi|0 Comments

Leave A Comment

dos × cuatro =