La Diputación de Gipuzkoa otorga el Premio Carmen Adarraga a Arantza del Puerto

La Diputación de Gipuzkoa otorga el Premio Carmen Adarraga a Arantza del Puerto

La entrega tendrá lugar el próximo 3 de marzo a las 19h en un acto que se va a celebrar en el palacio de la Diputación Foral de Gipuzkoa. El premio consistirá en una escultura de Ricardo Ugarte. Coro Fuentes, Mari Ayestarán, las Raquetistas y Nieves Alza fueron las galardonadas en las primeras cuatro ediciones.

El V Premio Carmen Adarraga es para Arantza del Puerto por toda una vida ligada al futbol y por su trayectoria en este deporte. Arantza desarrolló toda su carrera futbolística en el club de su vida, el Añorga KKE. También destacó en la selección (segunda jugadora de la historia con más partidos internacionales (80)). Formó parte de la selección que disputó la Eurocopa Femenina de 1997, terminando en tercera posición, en la primera participación en un torneo internacional,. Tras retirarse, ha continuado su carrera como entrenadora y directiva.

El Premio Carmen Adarraga tiene como objetivo premiar y reconocer públicamente la actuación de aquellas personas que destaquen por su actitud, carrera o trayectoria, abriendo caminos en el deporte, provocando cambios y trasformaciones sociales en favor de la igualdad.

El premio pretende destacar a aquellas personas bajo cuya referencia se ayuda a seguir abriendo camino a otras generaciones de chicas y mujeres en el mundo del deporte. Personas, que perseveran, inspiran y arrastran a nuevas generaciones femeninas para que a través del deporte se construya una sociedad más justa, igualitaria y libre. El premio consiste en un objeto conmemorativo y en un reconocimiento público, sin que conlleve retribución económica.

Harkaitz Millan, diputado de Cultura, ha subrayado la importancia del deporte como vehículo de valores, como la igualdad, con el que el Departamento de Cultura está firmemente comprometido: “el deporte es una magnífica plataforma para visibilizar la presencia y los logros de las mujeres en nuestra sociedad”. Con el premio Carmen Adarraga, se reconoce el trabajo de tantas mujeres que en el deporte y en otras muchas facetas de la vida, dan lo mejor de sí mismas y alcanzan metas importantes, teniendo que enfrentarse a una doble lucha y por tanto con doble mérito. “Hemos creído que este reconocimiento es justo y debe servir de referencia para caminar hacia un futuro en el que este tipo de premios no sean necesarios”, ha dicho Millan.
Una de esas mujeres fue Carmen Adarraga. Una pionera del deporte femenino en Gipuzkoa, en una época en la que las dificultades eran mucho mayores y más para las mujeres. Mujeres que se veían obligadas a justificar su afición, que era vista como algo poco apropiado para su género e incluso poco natural.

En este contexto, Carmen Adarraga (Hernani, 1921-2004) fue capitana de la selección española de baloncesto y tres veces campeona de España, con un equipo que estaba compitiendo antes de que existiera un equipo masculino de este deporte en Gipuzkoa. Pero no se conformó con su destacado papel en el baloncesto, fue también subcampeona nacional de balonmano y una gran jugadora de hockey hierba. Y, según cuentan quienes más la conocieron, todo lo hizo con naturalidad y transmitiendo siempre su amor al deporte. Viajaba en condiciones complicadas en una época en la que casi perseguían a las mujeres que practicaban el deporte algo que no fue impedimento para que capitaneara a la Sección Femenina de San Sebastián a tres títulos de España y un subcampeonato entre 1939 y 1942. Fue, además, la primera capitana de la historia de la selección española de baloncesto.
Millan ha subrayado que Gipuzkoa vive uno de sus mejores momentos deportivos y es así, en gran parte, por el nivel que las mujeres del territorio vienen demostrando desde hace años.

Ganadoras de las 3 últimas ediciones

Coro Fuentes

En la primera edición la galardonada fue la atleta Coro Fuentes. Fuentes fue una atleta pionera que compitió en tiempos difíciles para el deporte femenino. Ella abrió camino a otras mujeres y marcó un antes y un después en el deporte.

En los años 60 Fuentes comenzó a competir en atletismo muy joven junto a otras pioneras en pruebas de medio fondo y cross. Eras tiempos difíciles para el deporte femenino. Fue cinco veces campeona de España al Aire libre y tres veces en pista cubierta y fue la primera mujer del Estado en conseguir la mínima para acudir a un Campeonato de Europa Junior. Batió 17 récords de España. Fue elegida mejor atleta guipuzcoana los años 1969 y 1970. Fue 9 veces internacional. Junto con Josefina Salgado y la también guipuzcoana Belen Azpeitia fueron las primeras mujeres españolas en acudir a un Campeonato de Europa. Actualmente, casi 50 años después sigue ligada el atletismo como entrenadora en la Gimnástica de Ulia.

Mari Ayestarán

En la segunda edición el Premio Carmen Adarraga fue para Mari Ayestarán. Esta deportista donostiarra figura clave en el equipo de Hockey hierba de la Real Sociedad, primero como jugadora y luego como entrenadora. Jugó 89 partidos oficiales internacionales (europeos, mundiales, amistosos) y participó en todos los encuentros disputados por la selección estatal entre los años 1971 y 1984.

Ha sido Campeón de España Juvenil, en las modalidades de Hierba y Sala; Campeón Hockey Sala en Madrid en la temporada 1976/77; Campeón de Hockey Hierba, en Santander en la fase Final del Campeonato de España, en la temporada 1980/81; en 85/86 al crearse la Liga de División de Honor, el equipo de la Real Sociedad se hizo con el título. También consiguió dos Copas de la Reina.

En los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, tres jugadoras, del equipo de Hockey que entrenaba Ayestarán obtuvieron la Medalla de Oro. Teresa Motos, Nagore Gabellanes y Maider Telleria, conocidas como las “Chicas de Oro”, fueron las primeras guipuzcoanas en colgarse un oro olímpico.

Las raquetistas
El tercer Premio Carmen Adarraga fue para las raquetistas. Un colectivo de mujeres que entre 1917 y 1980 jugaron profesionalmente en los frontones vascos. Se cree que aquellas mujeres que jugaban en frontones fueron las primeras deportistas profesionales del mundo. Si bien hubo varios intentos previos para introducir a la mujer en el mundo de la pelota, en 1917 el empresario donostiarra Ildefonso Anabitarte se llevó a varias jóvenes a Madrid y las puso a jugar. Jugaban en frontones pequeños a gran velocidad, sin ninguna protección y con espectáculo garantizado.
Al hilo de su éxito, proliferaron los frontones tanto en España como en América. Esa expansión demandaba pelotaris y, por ende, surgieron las escuelas de raqueta. Dejaban el hogar con unos 15 años y una vez convertidas en avezadas pelotaris, la mayoría de ellas ganaba lo suficiente como para mandar dinero a la familia. Esas mujeres pioneras fueron mal vistas en general en el País Vasco, porque no se atenían al molde de la mujer de la época; en el exterior, sin embargo, muchas de ellas probaron las mieles del éxito, siendo pioneras en la igualdad de género en el deporte a pesar de las dificultades que se les planteaban en aquella época.

Nieves Alza
El cuarto Premio Carmen Adarraga fue para Nieves Alaza, pionera en dirigir un club deportivo femenino además de ser jugadora de baloncesto, entrenadora, directiva y fundadora del Club de Hondarribia, alcanzando cotas insospechadas en sus inicios, compitiendo con los mejores equipos del estado e incluso llegando a jugar en Europa. Luchadora incansable a lo largo de los últimos cuarenta años, recibió hace la insignia de oro de su ciudad, Hondarribia, por ser la propulsora del baloncesto femenino en la comarca del Bidasoa y por su gestión de difundir este deporte superando, incluso, las críticas y obstáculos que se encontró y que ahora, al paso de los años, es una referencia en el actual baloncesto femenino.

By | 2020-02-28T21:56:52+00:00 28/02/2020|Principal/Nagusi|0 Comments

Leave A Comment

siete + siete =